CarsMagazine

Scania: “Con el gas se ahorra 50% en combustible”

Además, la marca sueca asegura que el costo operativo total de un camión a GNC o GNL es 40% inferior frente al diésel equivalente. Qué otras ventajas ofrece el gas.

Por Martín Egozcue
martine.egozcue@truckmagazine.com.ar

En marzo pasado, desde Expoagro, Scania presentó oficialmente sus camiones a gas en la Argentina (ver aquí), un lanzamiento que es el eje central de la estrategia que la marca sueca denomina “Green Efficiency”. Se trata de una propuesta con múltiples beneficios, no sólo para los transportistas en términos económicos, sino también para el medioambiente y la sociedad, en virtud de las diversas ventajas que un camión a gas, tanto GNC como GNL, ofrece frente al tradicional diésel. Así, al menos, lo señalaron desde Scania Argentina al momento de comunicar los detalles de “Green Efficiency”. La presentación se realizó mediante una serie de conferencias virtuales a través de Zoom, en una de las cuales participó TruckMagazine.com.ar. Pero para entender en detalle qué propone y qué asegura Scania con respecto a la utilización del gas, entrevistamos en exclusiva a Lucas Woinilowicz, Gerente de Desarrollo de Negocios de la marca sueca en la Argentina.

– Scania sostiene que el futuro en combustibles alternativos es el gas por sobre la electricidad. ¿Por qué razones?

– Actualmente el 12% de los gases de efecto invernadero son originados por el transporte comercial, por lo cual es imprescindible la transición hacia el desarrollo de vehículos impulsados con combustibles alternativos, que es en lo que trabajamos e invertimos desde hace años.

La situación presenta ciertas diferencias a nivel regional. La movilidad eléctrica es la solución del futuro para el transporte urbano e interurbano de cargas y pasajeros y es a lo que apuntamos, pero existen aún una serie de barreras que dificultan su incorporación. Además, priorizamos también ciertas circunstancias en América Latina que benefician la utilización del gas, como su actual disponibilidad y accesibilidad.

Con respecto a la electricidad, deben contemplarse algunos inconvenientes:

  • En este contexto y a corto plazo, no será rentable para los transportistas ni sustentable para la sociedad. Los costos de un vehículo eléctrico triplican el de un vehículo a gas y así se perjudica el punto crítico de la rentabilidad del negocio.
  • Hoy la tecnología no resolvió, todavía, el diseño de baterías compactas y reciclables que sean de alta duración y permitan cubrir largos recorridos sin cargar peso innecesario que, además, ocuparía la carga útil para transportar.
  • La infraestructura aún es insuficiente. Para este tipo de vehículos es necesario desarrollar una red de recarga que no existe en nuestro país.

Ya tenemos en toda nuestra extensión la infraestructura para el uso del gas: hay más de 3.000 estaciones de recarga de GNC en todo el país. La solución más cercana, a nivel nacional, para emplear hoy combustibles alternativos y para reducir la huella de carbono es definitivamente este combustible.

Además, estamos trabajando fuertemente con empresas comercializadoras de gas en la región para desarrollar los corredores azules de GNL (gas natural licuado), que permitirán la utilización del mismo a partir del año que viene.

– Hablamos de dos tipos de gas, el GNC y el GNL. ¿Qué características tienen en particular y para qué tipo de aplicación se recomienda cada uno?

– El gas natural como combustible reduce las emisiones de CO2 hasta un 20%. Ambos tipos de gas, tanto en su estado líquido como en su estado gaseoso, se sustentan con gas metano.

El GNC es gas natural comprimido, en estado gaseoso, y el GNL es gas natural licuado, esto se logra pasando el gas a estado líquido. Para lograrlo hay que bajarlo a -160°. De esta forma almacena mayor cantidad de combustible y, por lo tanto, duplicamos la autonomía de cada vehículo. Los camiones a GNC tienen autonomía de hasta 500 kilómetros, y los impulsados a GNL, 1100 km.

En la región, Scania ya ofrece soluciones a GNC y a GNL para recorridos de larga distancia también. Los que utilizan GNL incrementarán sin duda cuando se desarrollen los corredores azules. Hoy cubrimos esta necesidad con GNC. Son vehículos utilizados en el país para recolección de residuos, distribución urbana, recorridos de media y larga distancia, e inclusive servicios de construcción, con configuraciones 6×2, 6×4 y 4×2.

– En el caso del GNC, la Argentina tiene una red de carga consolidada. Pero no hay estaciones de GNL. ¿Qué planes hay para ese desarrollo y de quién depende?

– En este proceso, Scania ya dio el primer paso: introdujimos hace casi dos años los primeros 6 camiones a GNL para la operación de nuestro cliente Andreu, en el primer corredor azul, ubicado en Mendoza.

La responsabilidad por su espalda política, financiera y capacidad de reacción está principalmente en YPF, por eso estamos trabajando en una alianza estratégica. Hay otros actores, pero lo cierto es que YPF es quien va a dar el primer paso. El objetivo de trabajo en conjunto es que antes de junio 2021 esté habilitado el primer corredor azul que tenga alcance nacional. No está definido aún cuál sería ese primer corredor; estamos analizando cuáles son los que más desarrollo tienen. Algunas opciones son la ruta 7 para llegar a Chile, la ruta 9 vía Córdoba para ir hacia Tucumán y Jujuy, o la ruta 34. Hay muchas opciones y estamos analizando las alternativas.

– ¿Cómo son las prestaciones de un camión a GNC o GNL comparadas con el diésel? ¿Se mantienen las mismas capacidades o podrían disminuir en alguna circunstancia puntual?

– Los camiones a gas y biogás de Scania cuentan con las mismas prestaciones de potencia que los diésel. Los camiones de la línea Green Efficiency cuentan con tres tipos de motorizaciones disponibles, adaptables a la necesidad de cada transportista: motores de nueve litros con 280 HP y el motor de 13 litros 340 HP y 410 HP. Además, cuentan con importantes beneficios económicos y ambientales:

  • Los motores de gas y biogás permiten un ahorro del 50% respecto al ya muy reducido consumo de los diésel de Scania.
  • Reducen en un 90% las emisiones de CO2 y otras partículas contaminantes, en el caso del biogás, y un 20% en el caso de los vehículos a gas, lo que convierten a la línea Green Efficiency en la mejor opción para las grandes ciudades.
  • Tienen autonomía de hasta 1.100 kilómetros.
  • Tanto el biogás como el gas se pueden usar en paralelo, haciendo que cualquier cambio de uno a otro sea una transición sencilla y directa. Además, la plataforma de productos Scania permite almacenar ambos tipos de combustible de forma comprimida o en estado líquido.
  • Los motores están concebidos de fábrica para funcionar a gas. Funcionan bajo ciclo Otto (encendido por chispa).
  • Todos los motores de Scania responden a las exigencias de la norma Euro 6, la más estricta de las dictadas en Europa respecto al control de emisiones.
  • Las ventajas impactan en la calidad de vida de la sociedad. Emiten menor ruido: se reducen las emisiones sonoras en un 50% respecto de un camión con motor diésel.
  • Cuentan con un diseño inteligente y dedicado para operar con mayor suavidad que un motor diésel, pero manteniendo los mismos niveles de eficiencia y torque, lo que garantiza una operación sustentable sin sacrificar performance.
  • Con respecto a la eficiencia, las cabinas de la nueva generación Scania fueron diseñadas y desarrolladas para ofrecer menor resistencia al viento y así lograr una reducción extra en el consumo.
  • En el marco de la tecnología aplicada, es importante destacar que los nuevos camiones Scania están equipados con el Control Crucero con Predicción Activa. En el caso de afrontar una pendiente en subida, y al tener cargados los datos topográficos, el vehículo sabe qué viene por delante y modifica su condición de conducción, lo que redunda en menor consumo.

– En términos de costos, ¿qué ahorro genera un camión a GNC o GNL frente al mismo camión con diésel?

– En términos generales, el gas permite una reducción de un 40% en los costos operativos de un camión frente a una unidad impulsada con diésel.

Las ventajas para el transportista son principalmente dos: por un lado, la reducción de gases contaminantes, es decir, la posibilidad de reducir la huella de carbono generada por el transporte; por otro lado, la reducción en un 50% el consumo de combustible en términos económicos.

Podemos dar un ejemplo concreto: un camión que recorre unos 140.000 kilómetros por año, después de 5 años de operación consumió U$S 220.000 en diésel. Si realiza esa misma aplicación de kilómetros durante cinco años utilizando gas, estará consumiendo aproximadamente U$S 100.000. El transportista se ahorra el 50% del dinero en combustible al utilizar camiones a gas.

Como mencionábamos anteriormente, además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los motores a gas reducen también las emisiones sonoras, lo que impacta de forma directa en la calidad de vida de la gente y de las generaciones que vendrán.

– Y en lo que respecta al precio, ¿cuánto más caro es un camión a GNC o GNL versus el equivalente en diésel?

– El costo del camión a gas está en el orden de un 35% superior a su equivalente diésel. Hay una enorme cantidad de transportes y dadores de carga que eligen invertir en este diferencial y proyectan trabajar a partir de aquí sobre tarifas y costos operativos. Es un bien más caro, cuyos gastos de patente y seguro son un poco más altos, pero, analizando el panorama completo, el ahorro a través del combustible es conveniente.

En Scania contamos con una línea especial de financiamiento, con una tasa por debajo de las del mercado y por debajo de las que hoy ofrecemos para diésel, solventado con un subsidio especial que nos otorgan desde fábrica para incentivar la compra de camiones a GNC y GNL.

Tenemos, además, una línea de negocios con vehículos usados. Es parte de nuestro negocio habitual desde hace algunos años. Tomamos vehículos usados como parte de pago de unidades 0 kilómetro. Esta herramienta es viable para adquirir vehículos a gas. El objetivo es ofrecer condiciones muy favorables y generar una masa crítica de camiones a gas.

– Hasta la fecha, ¿qué cantidad de camiones a gas vendió Scania en la Argentina, a qué empresas, y qué resultados obtuvieron esos clientes que ya los utilizan?

– A demanda de distintos clientes, estamos entregando buses y camiones a gas desde el año pasado.

En enero de 2019 se cargó la primera flota de camiones a GNL en el país. Son los seis camiones Scania G340 que adquirió el cliente Andreu, transportista mendocino que distribuye cargas generales y combustibles a nivel nacional e internacional. Esas unidades tienen dos tanques criogénicos de combustible que permiten cargar 265 kg de GNL y poseen autonomía de 1100 km.

En rasgos generales, la flota a gas que circula en Argentina es muy chica, compuesta por lo que ofreció Scania hasta el momento.

– Por último, ¿qué expectativa de ventas tienen con los camiones a gas de Scania en la Argentina en el corto y mediano plazo?

– Tenemos el objetivo de tener una flota de 40 camiones a gas rodando en distintos puntos del país para fin de año. Y consideramos que para fines de 2021 habrá una flota de entre 90 y 140 camiones a gas circulando por Argentina.

Sabemos que las grandes ciudades como Rosario, Córdoba, Mendoza, Buenos Aires, Tucumán, Neuquén, Santa Fe y Bahía Blanca, están trabajando en incorporar soluciones a gas. Han estudiado y comprobado qué les es conveniente con respecto a su reducción de costos operativos.

Para Scania, el gas es lo que viene en el transporte en la Argentina.

Tanque de GNC, el indicado para aplicaciones urbanas.

Tanque de GNL, el más apropiado para el transporte de larga distancia.

Compartir:
Newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *