CarsMagazine

Bridgestone: “Es un mito que el recapado no es seguro”

Un neumático recapado reduce 40% el costo por kilómetro. Pese a eso, muchos desconfían de la durabilidad. La marca japonesa explica por qué eso es falso.

Por Martín Egozcue
martin.egozcue@truckmagazine.com.ar

Bridgestone, una las marcas líderes en neumáticos a nivel mundial y con fuerte presencia en el mercado argentino, tanto en el segmento de camiones como de automóviles y camionetas, está próxima a inaugurar una planta de recapado Bandag en Córdoba.

Bridgestone apoyará a la firma LAC, que invertirá 200 millones de pesos en ese proyecto, con fecha prevista de puesta en marcha para mediados de este año. Para conocer los detalles de la inversión, pero también para interiorizarnos sobre las características del recapado Bandag de Bridgestone, TruckMagazine.com.ar entrevistó a Rodrigo Escudero, Gerente de Asuntos Públicos y Prensa de Bridgestone Argentina.

Durante la entrevista, el vocero no sólo aclaró aspectos relacionados con el ahorro operativo que ofrece el recapado, sino también en cuanto a la seguridad de los neumáticos reutilizados. “La falta de seguridad representa uno de los principales mitos en la industria del recapado”, aseguró. A continuación, la entrevista completa…

– Con el apoyo de Bridgestone, la firma LAC invertirá $200 millones en Córdoba para una nueva planta de recapado Bandag. ¿Qué características tendrá esa planta, cuándo comenzará a operar y cuál será el volumen de producción?
– La planta de recapado que anunciamos en conjunto con LAC tendrá una extensión aproximada de 2400 m2 y estará en funcionamiento para julio de 2021, empleando a 70 personas entre operarios administrativos y comerciales. Si bien el objetivo principal de producción que tenemos es de 1.000 neumáticos mensuales por turno de producción, una vez que finalicemos el período de pruebas, que demora 12 meses, tenemos como meta desarrollar 2.000 neumáticos. Hay dos factores que destacamos de la fábrica: la tecnología y el diseño. Estos elementos se combinan para brindar una respuesta eficaz y rápida al aumento de la demanda y, así, poder ajustar la producción con mínimos cambios en la disposición original de las máquinas y los equipos de última generación que se emplearán.

– Bandag es la marca de recapado de Bridgestone. ¿Qué características técnicas tiene el recapado, cuál es el ahorro en precio frente al neumático nuevo y en cuánto se estima la vida útil del recapado?
– Bandag utiliza un proceso de recapado en frío con tecnología líder en la industria. A partir de esto, garantizamos uniformidad y calidad superior e incuestionable. Somos una de las únicas compañías en utilizar un sistema verticalmente integrado; gracias a esto nos aseguramos que cada uno de los pasos que conforman el proceso funcionen perfectamente. Bridgestone se convierte en aliado de los transportistas y una opción inteligente para el negocio a través de la marca Bandag al ofrecer un servicio totalmente seguro, extendiendo la vida útil del producto y garantizando el mismo rendimiento que un neumático nuevo. Lo destacable es que el costo por kilómetro se reduce hasta en un 40%.

– Luego de un primer recapado, ¿es posible realizar un segundo o tercero? ¿En qué condiciones técnicas?
– La cantidad de recapados depende, en gran medida, del uso y del cuidado que reciban. En este sentido, hay un paso específico en el proceso llamado “inspección inicial”, que determina si una llanta puede ser sometida a este proceso en el que la banda de rodamiento es reemplazada, permitiendo reutilizar el neumático con total seguridad. Hay dos aspectos que guardan una estrecha relación con la cantidad de recapados que puede recibir un neumático: la resistencia de la carcasa proporcionada por el fabricante y el cuidado del neumático durante su vida útil.

– Hay quienes aún descreen de la seguridad de los neumáticos recapados. Se tiende a pensar que no van a durar, que se van a desbandar. ¿Qué nivel de seguridad brinda un recapado Bandag?
– La falta de seguridad representa uno de los principales mitos en la industria del recapado. Para refutar este concepto que muchos tienen, tenemos que remitirnos a la industria aerocomercial. Hoy en día, podemos afirmar que todas las líneas aéreas recapan los neumáticos que están instalados en los trenes de aterrizaje de todas sus aeronaves, y no una, dos o tres veces, sino que la cantidad de reconstrucciones para un mismo neumático puede llegar a ser de hasta diez veces. Esto último nos permite confirmar que un neumático recapado es tan seguro como un neumático nuevo, siempre y cuando, se cumplan con los más altos estándares de calidad en el proceso. A su vez, mediante diferentes pruebas realizadas a lo largo de millones de kilómetros de ruta, logramos crear un producto de una calidad indiscutida e incuestionable y un gran rendimiento.

– A nivel cuidado y mantenimiento, ¿el neumático recapado requiere una atención distinta o especial respecto del neumático nuevo?
– Si bien hay muchos factores para tener en cuenta a la hora de cuidar un neumático, si se quiere obtener el mayor beneficio del proceso de recapado hay que prestar mucha atención a los llamados “5 ladrones de KM”; factores que pueden llegar a reducir el rendimiento de nuestra banda de rodamiento significativamente. A continuación, podrán encontrar el detalle de cada uno de estos elementos y cuánto puede afectar al neumático:

•         Alineación incorrecta: reduce hasta en un 25%
•         Balanceo incorrecto: reduce hasta en un 20%
•         Control de presión inadecuado: reduce hasta en un 25%
•         Diseño de banda inadecuado: reduce hasta en un 40%
•         Emparejamiento inadecuado: reduce hasta en un 25%

– Además del ahorro en costos, el recapado reduce el impacto al medioambiente. ¿En qué medida se logra y con qué características?
– En Bandag tenemos tres pilares, que nos guían día a día en el desarrollo de nuestro negocio, la reducción de los costos, calidad y seguridad, y el cuidado del medioambiente. Hablando específicamente del medioambiente, buscamos crear un impacto positivo y duradero a través de prácticas comerciales sostenibles e inversiones en las economías locales. Más allá de lo que impulsemos desde el lado del negocio, este proceso permite reutilizar un producto que ya está en circulación para que, reemplazando uno de sus componentes, pueda ser utilizado como uno completamente nuevo. En este sentido, al aumentar la vida útil de un producto generamos una disminución en la producción, comercialización y distribución de neumáticos completamente nuevos, lo que genera una reducción en los materiales utilizados y el impacto, por más mínimo que sea, que toda esta logística representa para el medioambiente. En este sentido, una cuestión muy importante a resaltar es el consumo de recursos naturales necesarios para la elaboración de un neumático recapado, en comparación con un neumático nuevo. Con este último se necesitan 80 litros de petróleo crudo, mientras que para uno recapado se necesitan sólo 25 litros de este recurso natural cada vez más escaso.

– En este momento se registra un faltante de neumáticos para el transporte. ¿A qué se debe dicha situación y cómo podría evolucionar en los próximos meses?
– Al momento desde Bridgestone seguimos abasteciendo neumáticos normalmente y si bien el 2020 fue un año desafiante en el que tuvimos que enfrentarnos a un escenario desconocido por muchos debido a la pandemia del COVID-19, continuamos trabajando en conjunto y aunando esfuerzos con los distintos actores de la industria para satisfacer las necesidades del mercado. Además, como nuestro objetivo siempre es cumplir con nuestros consumidores, en 2020 continuamos con las inversiones y los lanzamientos, como por ejemplo la que se destinará a la nueva planta de recapado en Dean Funes, Córdoba, y el lanzamiento de la B440, una banda de rodadura que, con un diseño moderno e innovador, representa lo mejor del segmento.

– La falta de neumáticos de este contexto actual, ¿podría afectar la disponibilidad de neumáticos para ser recapados en los próximos años? Porque el recapado de alguna forma depende de cuántos neumáticos nuevos se vendan en los años anteriores…
– Como decía en la respuesta anterior, si bien tenemos en cuenta el impacto de la pandemia del COVID-19 en la industria, desde Bridgestone seguimos abasteciendo neumáticos de manera normal. Igualmente, no es directamente proporcional la cantidad de neumáticos que se venden en un año con los recapados en los años siguientes, ya que entran en juego muchos factores como el cuidado que recibieron los neumáticos y las condiciones en las que se encuentran al momento de tomar la decisión de recaparlos. Por eso, en Bandag realizamos un testeo previo para determinar el estado del neumático y la viabilidad de realizar este proceso.

Compartir:
Newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *