CarsMagazine

Braiotta: “Todos me conocen por los camiones Volvo”

El transportista le abrió las puertas a TruckMagazine.com.ar y contó por qué está “casado” con la marca y el concesionario Sueca VP. Una charla imperdible…

Por Guillermina Fossati
Producción: Martín Egozcue
Fotos: Claudio Arena

Oscar Braiotta comenzó en el mundo de los camiones a los 14 años, cuando fue chofer en un transporte de Luján, ciudad en la que nació. A los 18, vendió un Fiat 600 para comprarle la mitad de un “camioncito” a su hermano Víctor, más conocido como Pocho, con el que trabajó hasta hace poco menos de 10 años, cuando falleció.

Hoy, Transporte Hnos. Braiotta es una empresa familiar integrada por Oscar y su círculo más íntimo, que lo conforman su hijo y los herederos de su hermano: dos hijos, un yerno y un nieto. Administran 150 camiones que viajan hacia el Sur, Cuyo y Misiones. Se especializan en las exigentes industrias petrolera y minera, donde prueban día a día la confiabilidad de los Volvo.

La elección de Volvo Trucks como proveedor de sus camiones tiene que ver con el crecimiento del negocio. La relación comenzó en 2007 y, 15 años después, aseguran tener confianza absoluta en el producto y haberse “casado” con la marca. Y también con Sueca Vehículos Pesados, el concesionario de Moreno que es representante oficial y con el que tienen un trato directo.

“Federico Ríos, el dueño de Sueca, es una persona conocida que nos vendía camiones de otra marca. Cuando abrió su concesionario Volvo en Moreno, nos dijo que le gustaría que fuéramos clientes. Empezamos con los Volvo 310, luego compramos dos 400 y así establecimos una excelente relación comercial y personal, contó Oscar (foto debajo) durante una charla con TruckMagazine.com.ar.

El aval a los camiones es tal que van a seguir invirtiendo en estos modelos. Hoy, la mayoría son FH de entre 400 hp y 500 hp, 6×2 escalables, de 52 a 55 toneladas. “Nos sentimos identificados con Volvo y así ya nos tienen catalogados. Todos los días tengo anécdotas para contar. Por ejemplo, en un viaje a Entre Ríos me paró un policía y al ver mi apellido me preguntó si era Braiotta el del transporte. Cuando le dije que era el dueño me dijo: ‘Usted es el de los camiones Volvo’, recordó Oscar, entre risas.

A la confianza en Sueca para adquirir los camiones 0 km, se suma la eficacia en la postventa. Para ello, Braiotta cuenta con un taller in situ atendido por personal de la marca. En ese espacio se hace el service y se brinda solución a los problemas diarios. La infraestructura es de Volvo y lo atiende el concesionario Sueca.

“Con estos camiones no tenemos grandes problemas. Son de una gran fidelidad, andan muy bien. Por eso se hacen los services in situ y pocas veces hay que ir al concesionario por algún problema mayor. La seguridad, la confortabilidad para el chofer que recorre 15.000 km por mes y la satisfacción general del servicio son algunos de los motivos de la elección”, admitió Oscar.

También usan los planes de mantenimiento Volvo. Recurren al denominado Oro para los camiones más nuevos y al Azul Plus, creado a medida de sus necesidades, para los vehículos con más kilómetros.

Esta durabilidad de las unidades es tan valorada por el transporte como por los clientes con quienes trabajan, especialmente comprometidos con la seguridad, ya que son empresas de la industria petrolera, siderurgia, transporte de caños, implementos para mineras, donde hay que adaptarse a sus normas. A estos trabajos se suman otros que realizan para retorno, con empresas de madera y celulosas, entre otras.

Estamos desbordados de trabajo, hay más demanda de la que podemos atender. Después de la pandemia, con el parate de esos meses, había necesidades atrasadas que se están poniendo al día. Si tuviéramos más camiones, más trabajo tendríamos”, comentó Braiotta.

Sin embargo, reconoce que hay algunas problemáticas que lo preocupan de la Argentina y otras vinculadas con el trato con la gente. El transporte es el piñón de la bicicleta. Es el fiel reflejo de lo que pasa en el país. El problema es el compromiso de la gente para trabajar. Es grave, no hay mano de obra calificada y hay mucha rotación de choferes. Como hay mucho trabajo, cambian todo el tiempo. No quiere decir que sean malos choferes, sino que tienen más oportunidades”, explicó.

También hay otros problemas, como la inflación, que reduce las ganancias; y la falta de stock de unidades 0 km. Braiotta asegura que no pueden invertir todo lo que quisieran, porque no hay camiones para comprar. Hoy renuevan unas seis unidades por año, cuando deberían estar por encima de las diez. Queremos comprar más camiones, pero no hay, como tampoco hay cubiertas, fajas, repuestos. Todo es difícil”, lamentó.

PASADO, PRESENTE Y FUTURO
Durante una hora de charla con Oscar en la oficina que tiene en Luján, provincia de Buenos Aires, acompañado de su equipo de trabajo, hubo tiempo para los recuerdos y la emoción, así como para expresar lo que espera para el futuro.

El empresario recuerda una infancia dura, con un padre camionero que trabajaba de sol a sol para darle de comer a él y su hermano; y la partida de su hermano Pocho, a quien definió como el mejor mecánico del mundo, un hombre callado con quien jamás tuvo un cruce de palabras. Y deposita el futuro en los miembros más jóvenes de su familia.

Acá hay tres generaciones, cincuenta años de trayectoria. Somos una empresa que puso el apellido en 14.5 metros de largo. Eso hace que todo lo que hacemos sea con mucha responsabilidad. Mi deseo a futuro es que sigan creciendo, más que por mí, por mi hermano y mi papá. Yo estoy hecho. Tengo un marca-pasos y tres stends. Trato de desligarme un poco, sin desligarme, porque esto es mi vida”, explicó Oscar.

Por otro lado, admitió que la Argentina presenta un panorama complejo, donde hay mucho trabajo, pero las inversiones son acotadas. De todos modos, tiene una ventaja que lo ayuda a tomar decisiones y a pensar en un futuro mejor: un equipo de trabajo del que se siente orgulloso. “Con ellos, juego en la Champions League (N. de la R.: es el torneo de clubes de fútbol más importante del mundo). Y los empleados que trabajan en la administración también son todos conocidos. Tienen puesta la camiseta, es gente comprometida”, agregó.

El encuentro terminó con un recorrido por las instalaciones de Hnos. Braiotta: talleres, galpones, Volvo in situ, una gomería propia, acondicionamiento de chapa y pintura son parte del transporte. Una historia de más de cinco décadas hecha en familia, con muchas ganas de seguir creciendo.

Compartir:
Newsletter
CarsMagazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *