Volvo Steering: evitá lesiones al volante

El nuevo sistema Volvo Dynamic Steering hace posible el control del camión con un mínimo esfuerzo y disminuye el riesgo de lesiones para el conductor.

volvo-steering

Más de la mitad de los conductores de camiones en Europa tienen problemas de dolor en la espalda, el cuello y los hombros, según un estudio realizado por Volvo Trucks. El nuevo sistema Volvo Dynamic Steering hace posible el control del camión con un mínimo esfuerzo y disminuye el riesgo de lesiones para el conductor.

Los problemas relacionados con las lesiones industriales se reconocen desde hace tiempo. En un estudio realizado por Volvo Trucks, en el que participaron 160 conductores de camiones en Europa, más de la mitad sufría problemas de dolor en la espalda, el hombro y el cuello. En el estudio, que se realizó en 2011 y 2012, la mayoría de los participantes eran hombres que realizaban operaciones de transporte de larga distancia.

Otro estudio realizado en 2011 por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo demuestra que el 54% de las mujeres y el 37% de los hombres del sector del transporte en Europa presentan problemas musculares y óseos, concentrados por lo general en la espalda, los hombros y el cuello de los conductores. En el siguiente video, un ejemplo concreto…

El nuevo sistema Volvo Dynamic Steering disminuye en gran medida los movimientos del volante que provocaría la desigualdad del camino en otras circunstancias. No sólo facilita la conducción y la hace más cómoda para el conductor, sino que además disminuye el impacto sobre los músculos y las articulaciones a largo plazo.

Volvo Dynamic Steering se basa en un sistema de dirección mecánica convencional en el que se conectan el eje de dirección y un engranaje de dirección. Una unidad servo-hidráulica genera la fuerza que le permite al conductor girar las ruedas del camión. En el sistema de Volvo se incorpora un motor eléctrico, que se encuentra unido al eje de dirección, que funciona junto con la dirección hidráulica del camión y se ajusta miles de veces por segundo mediante la unidad de control electrónico.

A velocidades bajas, el motor eléctrico agrega más fuerza, mientras que a velocidades más altas, regula automáticamente la dirección y compensa las irregularidades que se envían al volante, provocadas por ejemplo, por vientos laterales o irregularidades en la superficie del camino.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *