La Volkswagen Amarok, ahora automática en versión Trendline

La Volkswagen Amarok con transmisión automática de 8 velocidades ahora también se comercializa en el nivel de equipamiento Trendline.

amarok-automatica-1

La Volkswagen Amarok con transmisión automática de 8 velocidades ahora también se comercializa en el nivel de equipamiento Trendline, es decir, en la franja intermedia de la gama, siempre en doble cabina y con transmisión integral 4Motion. Su precio es de $ 273.300.

Hasta ahora, la Amarok con caja automática se vendía únicamente con el máximo nivel de equipamiento, Highline Pack, a un valor de $ 324.880. Con esta nueva versión, Volkswagen Argentina ofrece ahora la pick up con transmisión automática más accesible del mercado argentino. Su precio es apenas un 5% más alto que la misma versión Trendline con caja manual.

La transmisión automática que equipa a la Amarok es de la reconocida firma ZF, con 8 velocidades. Es una caja integralmente nueva y desarrollada específicamente para la pick-up de Volkswagen, que si bien dispone de convertidor de torque, iguala las prestaciones, respuesta y placer de manejo de los sistemas de doble embrague.

“Con un peso reducido de tan sólo 77 kilos, esta caja automática combina un alto grado de confort de conducción con excelentes prestaciones todoterreno, reduciendo las cifras de consumo en comparación con otras transmisiones automáticas”, destaca la marca alemana.

Al contar con 8 relaciones permite tener una primera marcha muy corta, una octava con un largo desarrollo y todas las relaciones intermedias bien cerradas, con variaciones mínimas en el régimen de rotación entre cambios. “De esta forma, combina excelentes prestaciones todoterreno con una performance en ruta o ciudad de primer nivel”, remarcan desde Volkswagen. La velocidad máxima, de 179 km/h, se alcanza en 7ª marcha, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h se cumple en 10,9 segundos.

El empleo de la electrónica le confiere a esta transmisión un esquema de funcionamiento “adaptativo”. Esto implica que la caja asimila los parámetros de manejo impuestos por el conductor y responde en consecuencia. De esta manera, y a modo de ejemplo, la caja selecciona la segunda velocidad en condiciones de manejo “tranquilo” para iniciar la marcha, quedando la primera para exigencias mayores.

El resto de los cambios se sucede con suma rapidez y suavidad, tanto hacia arriba como en rebajes, permitiendo que el motor se mantenga siempre en el régimen de mejor torque y rendimiento, sin baches ni pausas en la entrega de potencia.

La séptima y octava marcha son especialmente largas y de gran utilidad en rutas y autopistas. Permiten desarrollar altas velocidades con un bajo régimen de rotación del motor, reduciendo niveles de ruido, consumo y emisiones.

En cuanto al sistema de tracción, se trata de un esquema de funcionamiento totalmente mecánico. El nombre Torsen deriva del concepto “Torque Sensitive”, es decir, “sensible al torque”. En la práctica, el diferencial le envía el torque al eje que presenta la mayor adherencia, asegurando un comportamiento estable y seguro en cualquier terreno o superficie.

En condiciones normales, el reparto del torque es del 40% al eje delantero y 60% al trasero, pero el diferencial central puede variar la proporción (hasta 20/80 o 60/40) de acuerdo a la necesidad, optimizando la tracción y el control en todas las situaciones. En la práctica se obtiene un comportamiento mucho más homogéneo, neutro y por ende seguro, eliminando la tradicional tendencia sobrevirante de las pick-ups cuando se llega al límite de adherencia.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *