Hino reseña las claves del transporte urbano

La marca japonesa destaca seis detalles imprescindibles para operar con cargas en circuitos metropolitanos, que justamente cumplen sus camiones de la Serie 300.

hino-consejos-1

Hacerle frente al tránsito, a las calles estrechas y a los costos de combustible y mantenimiento es posible cuando los camiones livianos cuentan con la última tecnología.

Para cualquier transportista en Argentina, los costos de consumo de combustible y desgaste de neumáticos llegan a representar en conjunto el 60% de los gastos totales de su camión. Frente a la realidad del transporte liviano en las ciudades, con espacios estrechos para operar y cada vez más complicados por el tránsito, es fundamental elegir un camión que minimice estos gastos para operar mejor y ser más competitivos.

La línea 300 de Hino, la marca japonesa del Grupo Toyota, cuenta con seis características fundamentales para hacer frente a la operación con cargas en circuitos urbanos:

La capacidad de carga: “el largo carrozable debe permitir cargar el camión con la mayor cantidad de material palletizado posible. En el modelo 816, por ejemplo, entran hasta 6 pallets sin necesidad de alargar el chasis”, señala Manuel Pedral, de Ingeniería de Ventas de Hino, y agrega que la posibilidad de llevar más carga permite ahorrar y llevar adelante una operación más productiva.

La maniobrabilidad: la cabina avanzada sobre el eje delantero, el entre eje y el boladillo trasero corto (distancia entre eje trasero y final del chasis), hacen que los camiones HINO tengan una gran capacidad de maniobra en espacios estrechos como son los circuitos urbanos. Además, Pedral indica que el modelo 514 está habilitado para circular en el microcentro sin restricciones ya que posee solo una rueda trasera detrás. “Para la capacidad de carga la rueda simple alcanza y genera menor desgaste de cubierta y menor costo de mantenimiento, ya que se piensa en reemplazar cuatro cubiertas en lugar de seis”, explica.

La visibilidad: los parantes estrechos (en los camiones Hino son de sólo 65 mm) reducen al máximo los puntos ciegos. Los espejos retrovisores grandes, cómodos y fáciles de acomodar, así como los faros alógenos y con antinieblas, dan un plus de visibilidad y seguridad. “En los camiones Hino, este tipo de faros viene de fábrica”, señala Pedral.

La accesibilidad de la cabina: el diseño debe ser ergonómico y contemplar una jornada laboral con el chofer subiendo y bajando permanentemente. “En los camiones Hino, la manija en la puerta, la manija en el parante, el estribo y el ancho de la puerta permiten una mejor accesibilidad y descenso en ambas puertas”, explica el ejecutivo.

Los espacios de guardado: la cabina es la oficina del conductor y en los camiones Hino se diseñaron espacios de guardado en el techo, en las puertas y en el tablero.

La seguridad: los frenos y el airbag son importantísimos en una misión urbana. “La serie 300 viene con frenos ABS + EBD (sistema electrónico que distribuye el frenado de acuerdo a la carga) de fábrica para los modelos 514, 616 y 716, y esta característica es única en el mercado. Además, en materia de seguridad, somos los únicos del segmento livianos que tienen airbags de serie”, destaca Pedral.

“La buena calidad y la durabilidad, junto con un costo operacional más bajo, hacen de los camiones Hino la mejor elección a la hora de enfrentar los desafíos de los circuitos urbanos, porque contar con un producto robusto y confiable hace una gran diferencia en los costos operativos”, señala Yoshiyuki Nakajima, presidente de Hino Argentina.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *