CarsMagazine

Hino explica cómo funciona el filtro de partículas en sus camiones

A qué debe prestarle atención el conductor, cómo puede realizar una regeneración manual y qué tiene que hacer cuando la saturación alcanza el nivel 10.

A partir de la entrada en vigencia de la norma Euro 5 en la Argentina (2016), Hino decidió equipar a sus vehículos con un sistema de recirculación de gases de escape, más conocido como EGR, que se encarga de mejorar el modo en el que los motores diésel queman el combustible. La misión: reducir la contaminación ambiental.

Una gota de combustible se quema –se transforma en energía– de afuera hacia adentro en capas y es como una cebolla: cuanto mejor se quema el núcleo de esa cebolla, más inofensivo resulta el residuo”, describe el Field Service Manager de Hino Argentina, Marcelo Forte.

El ejecutivo explicó: “Hoy, al antiguo silenciador del escape que sólo bajaba el nivel de ruido se le agrega un catalizador que, por ser un elemento cerámico, reacciona químicamente con el gas que lo atraviesa y hace que, después de la oxidación que se produce dentro del catalizador, el residuo sea menos nocivo.

Por su parte, el ingeniero de producto de Hino, Facundo Álvarez, señala que “el sistema EGR cuenta con una válvula que desvía material particulado, haciéndolo pasar nuevamente por el catalizador: al enfriar esos gases, se baja la temperatura de combustión y se generan menos gases NOx, que son nocivos para la salud e intervienen en el problema del calentamiento global”.

Las partículas que no hayan podido quemarse en el catalizador pasan por el filtro de partículas (DPR). “Con el uso, el filtro se satura, pero Hino plantea varias instancias para atender a su limpieza porque de no realizarse corre riesgo el motor del vehículo”, dice Forte.

En primer lugar, el conductor cuenta con un indicador en el instrumental que muestra un número del 1 al 10. Del 1 al 4, la limpieza del filtro DPR se realiza automáticamente cuando el vehículo levanta velocidad. Cuando la limpieza del filtro no se realiza automáticamente, la computadora la fuerza mientras la unidad está parada. Lo hace inyectando combustible para elevar la temperatura del escape.

Si las dos condiciones anteriores no se cumplen y el indicador de saturación del tablero llega al nivel 6, el conductor recibe una alerta (una tecla en el tablero empieza a titilar) para indicarle la necesidad de llevar a cabo la limpieza del filtro. Hacerlo implica solamente detenerse, apretar un botón y esperar diez minutos.

Si el conductor hace caso omiso a las advertencias y llega al nivel 10 de saturación, la unidad entra en modo emergencia. Esto significa que el motor pierde potencia, “dado que la norma Euro 5 indica que es preferible que el vehículo no funcione a que contamine”, dice Hino. En esa instancia es obligatorio llevar el camión al concesionario para efectuar la limpieza.

Compartir:
Newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *