Ford sometió a la Transit a “envejecimiento acelerado”

Con equipos especiales, replicó diez años de uso intensivo en sólo seis meses y logró más de 100 mejoras significativas del producto, que ya se vende en Argentina.

ford-transit

Ford sometió a la Nueva Transit a pruebas de durabilidad mediante un proceso de “envejecimiento acelerado”, que en sólo seis meses simula el tratamiento más duro que los clientes podrían aplicarle al vehículo durante una década.

Estos ensayos de durabilidad implican el equivalente a conducir 11 millones de kilómetros o 275 veces la vuelta alrededor del mundo. Además, la Nueva Transit fue sometida a temperaturas extremas que oscilaron entre 40°C y -40°C.

“No creo que muchos clientes sepan por lo que este vehículo ha pasado…”, destacó David Gregory, Jefe del Programa de Ingenieros de Transit de Ford Europa. “Causamos el peor tratamiento posible que un furgón podría soportar”, agregó.

La Nueva Transit, que ya se comercializa en Argentina –ver informe aquí–, fue sometida a pruebas de durabilidad acelerada en las instalaciones de Ford en Lommel, Bélgica, y en Romeo, Michigan, Estados Unidos.

En la pista de pruebas de Lommel, Ford sometió a la Nueva Transit –incluyendo sus versiones furgón, chasis y minibús– a más de 30 situaciones extremas. Esto incluye la prueba de durabilidad general de arrastre de tráiler, que fue realizada con peso máximo y un remolque completamente cargado.

La Nueva Transit, además, padeció otras pruebas extenuantes como por ejemplo, ser llevada a velocidad máxima sin parar durante dos meses, atravesando caminos de ripio, sal y barro. Los prototipos también fueron probados para soportar la resistencia a la corrosión durante 12 semanas en cámaras de alta humedad.

Ford también probó estos prototipos de Transit en lugares cuidadosamente escogidos en Europa, Norteamérica, África y Asia. Los vehículos enfrentaron el calor de Arizona, Dubai y Sudáfrica (40°C), y el frío en Finlandia y Canadá (-40°C), y desde los Alpes austriacos hasta el Valle de la Muerte, California.

Antes de su lanzamiento, el nuevo modelo cubrió más de 500.000 km de uso extremo y no tan común en el mundo real. En los laboratorios de pruebas, Ford sometió al motor de 2.2 litros Diesel Duratorq a 46 días continuos de alta carga urbana en plataformas especializadas, como parte de decenas de miles de horas de pruebas. Con equipos de ensayos especiales se simuló el “castigo” del mundo real, replicando el ciclo de vida completo del impulsor de 10 años en sólo 30 días.

Ford ha identificado e implementado más de 100 mejoras significativas para la Nueva Transit como consecuencia directa de estas pruebas. “Empujar la al vehículo hasta el límite y más allá, nos ayuda a brindar un producto más fuerte y más robusto. Esto se traduce directamente en fiabilidad diaria para el cliente a pesar de su ambiente de trabajo”, concluyó Gregory.

Compartir:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *